viernes, julio 19Magazine

LOS MALOS HÁBITOS QUE DESTRUYEN TU FELICIDAD, SEGÚN HARVARD

malos hábitos

Todos tenemos algunos malos hábitos, a veces comemos demasiada comida chatarra, tomamos en exceso, no hacemos ejercicio, vemos demasiadas series o dejamos la limpieza de la casa para ese momento en el que parece que un huracán pasó por el lugar, y eso no es el fin del mundo, pero hay que saber que algunos de esos hábitos malos pueden tener consecuencias muy negativas.

De acuerdo con la Universidad de Harvard, hay algunos hábitos que pueden ayudarte a ser feliz, a tener una mejor calidad de vida, a sentirte satisfecho con lo que tienes y a mantenerte motivado para seguir adelante, mientras que hay otros que tienen el efecto contrario, y pueden ser la razón por la que te sientes mal todo el tiempo (emocionalmente).

La famosa universidad ha realizado varios estudios relacionados con la felicidad, ha escrito artículos al respecto, como How To live Well que aparece en The Harvard Gazette, y dentro de todos ellos no solo presentan testimonios de expertos que hablan sobre lo que debemos hacer para ser felices realmente, también se menciona lo que debemos evitar.

Lo que pasa es que muchas cosas pueden convertirse en factores que destruyen la felicidad, pero la buena noticia es que a veces simplemente debes reconocer estas cosas y eso te lleva a poder detenerlas.

Dedicarle todo el tiempo al trabajo y no ver a tus amigos

Harvard realizó un estudio de más de 70 años sobre la felicidad, y con este los expertos encontraron que uno de los elementos clave para que podamos ser felices es tener amigos y pasar tiempo con ellos, para fortalecer las relaciones y tener un mayor vínculo emocional.

Por otro lado, socializar y pasar tiempo con tus amigos también ayuda a vivir más, a mantener a tu cerebro joven y a que sientas una mayor satisfacción con tu vida. Dedicarte únicamente al trabajo produce fatiga y burnout.

No estar presente en el momento

De acuerdo con un estudio realizado por los psicólogos de Harvard, Matthew Killingsworth y Daniel Gilbert en el 2010, vivir con la cabeza en las nubes puede ser un factor en cuanto a la felicidad o la falta de ella. Scott Mautz escribió un artículo al respecto y explica que el estudio dice: “La mente errante es un excelente predictor de la felicidad de las personas. De hecho, la frecuencia con la que nuestras mentes abandonan el presente es un mejor predictor de nuestra felicidad que las actividades en las que estamos involucrados”.

Lo que pasa es que, cuando no estás presente, no te das cuenta de todo lo que tienes, no aprovechas los buenos momentos, no creas conexiones con lo que estás viviendo o con las personas que están a tu alrededor, y eso reduce la felicidad.

No poner atención en la dieta y el ejercicio

Lo creas o no, lo que comes también puede afectar tu salud mental, la ciencia ha encontrado que hay alimentos que no son nada buenos para el cerebro y que incluso pueden afectar tu estado de ánimo, así que es importante llevar una alimentación saludable.

DE INTERÉS: CÓMO CONTROLAR TUS NERVIOS EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Además, el ejercicio no solo ayuda a que te mantengas sano y ganes músculo, sino que también permite que bajes los niveles de estrés y que produzcan las hormonas que se relacionan con la felicidad, las endorfinas.

Procrastinar con el tema de la salud

Tener problemas de salud también afecta la felicidad, ya que puede hacer que te sientas frustrado, asustado, abrumado y muchas otras cosas más que no son exactamente positivas o felices, es por esto que es un tema con el que no hay que procrastinar.

Dejar pasar demasiado tiempo para ir al médico puede ser la razón por la que gastes más o por la que una enfermedad se complique, y esto afecta también la calidad de vida.

Pensar que dormir no es tan importante

Al igual que con la dieta, el ejercicio y el cuidado de la salud, dormir es una parte esencial de la felicidad, ya que esto ayuda a proteger al cerebro, evita que el estrés aumente de manera descontrolada, que tengas problemas para concentrarte y hasta que bajes tu productividad, que son elementos que pueden dejarte más ansioso y frustrado.

Además, no dormir evita que pienses con claridad y hace que te sientas fatigado, y también afecta tu salud física y puede robarte algunos años de vida.