martes, julio 23Magazine

INVESTIGADORES OBSERVARON UN GRAN SISMO EN MARTE

INVESTIGADORES OBSERVARON UN GRAN SISMO EN MARTE

Una investigación con participación del Geociencias Barcelona (GEO3BCN-CSIC) en España ha observado por primera vez oscilaciones libres en Marte generadas por fenómenos atmosféricos y por un gran sismo registrado en marte por el dispositivo InSight de la Nasa.

Este descubrimiento, que ha publicado la revista ‘Geophysical Research Letters’, proporcionará, según explicó el investigador del GEO3BCN-CSIC, Martin Schimmel, uno de los autores principales del estudio, información sobre la dinámica interna y la composición del planeta rojo.

Schimmel, que ha trabajado junto a los científicos del Institut de Physique du Globe de Paris (IPGP-CNRS), Philippe Lognonné y Eleonore Stutzmann, detalló que «las oscilaciones libres son una medida fundamental para determinar la estructura promedio, especialmente a grandes profundidades».

«Estas mediciones permitirán determinar las propiedades físicas de las capas principales y construir modelos de referencia que abarquen todo el planeta”, según el investigador del GEO3BCN-CSIC.

Los investigadores han detectado 60 frecuencias de modos normales, gracias al martemoto de magnitud 4,7 que ocurrió a finales de diciembre de 2022, y al bajo nivel de ruido en bajas frecuencias del sismómetro de la Nasa InSight con el que se registraron las vibraciones.

El trabajo también ha mostrado evidencias de vibraciones continuas en Marte, conocidas como ‘zumbido marciano’, ya que varias de las frecuencias propias estaban presentes antes de que ocurriera el sismo en Marte.

El planeta rojo se convierte así en el segundo planeta terrestre, después de la Tierra, en el que se observan estas vibraciones.

DE INTERÉS: CADA VEZ MÁS CERCA DE SER REALIDAD: NASA DEFINIÓ TECNOLOGÍA PARA LLEVAR HUMANOS A MARTE

Utilizando una técnica llamada análisis de desplazamiento de fasores, los científicos han logrado identificar patrones de vibración ocultos en los registros sísmicos de Marte.

«Las señales era muy débiles y no se pueden evidenciar utilizando métodos convencionales», según Schimmel, por lo que emplearon también metodologías antiguas, algunas de ellas desarrolladas hace más de 20 años, «de antes de la era de la creación de los ordenadores».

De hecho, Schimmel ya utilizó el análisis de desplazamiento de fasores en un estudio biomédico publicado en 2002 y que evidenció los ritmos circadianos -los cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo de 24 horas- con medidas de temperatura de bebés prematuros.

Al capturar las oscilaciones libres en el planeta, esta investigación abre la puerta a profundizar en el conocimiento de la sismología de Marte y obtener más información sobre cómo funciona internamente el planeta.

Toda esta información se suma a la publicada por el equipo del proyecto InSight en los últimos años.

La publicación más reciente, en la que también colaboró Schimmel, detectó por primera vez ondas sísmicas que viajan a través del núcleo de Marte.

A partir de los resultados, los investigadores concluyeron que, además de hierro, el interior de Marte también contiene grandes cantidades de azufre y, en menor cantidad, oxígeno, carbono e hidrógeno.