jueves, julio 25Magazine

LA APLICACIÓN QUE PERMITE SABER SI SU GATO ESTÁ SUFRIENDO DOLORES

APLICACIÓN QUE PERMITE SABER SI SU GATO ESTÁ SUFRIENDO DOLORES

La aplicación japonesa que permite saber si su gato esta sufriendo dolores podría según sus diseñadores convertirse en una ayuda fundamental para dueños y veterinarios.

La aplicación, que funciona con inteligencia artificial, se llama CPD (por «Cat Pain Detector» en inglés, Detector de Dolor de Gatos en español), y evalúa a partir de la expresión facial de estos felinos.

Arrancó en mayo y actualmente la usan unas 43.000 personas, principalmente en Japón pero también «en Europa y en Sudamérica», indicó a AFP Go Sakioka, directivo de la empresa Carelogy, con sede en Tokio.

Los desarrolladores juntaron primero unas 6.000 fotos de gatos, para estudiar la posición de las orejas, el hocico, los bigotes y los párpados, a fin de determinar los rasgos variables.

A partir de este amplio registro de expresiones faciales de gatos con dolores y con buena salud, la universidad de Montreal elaboró una escala de «gestos», que sirve de base para el análisis ofrecido por CPD.

DE INTERÉS: ESTAS SON LAS MEJORES APLICACIONES DE NOTAS Y RECORDATORIOS PARA CELULAR

La segunda fase consistió en construir, gracias a la inteligencia artificial, un modelo basado en esos datos.

«Actualmente, CPD tiene una precisión de más del 90%», asegura Sakioka, quien espera que su empresa vaya más lejos gracias a las alrededor de 600.000 fotografías tomadas por los usuarios.

Según la asociación japonesa de comida para mascotas, el 60% de los dueños de gatos consultan al veterinario una vez al año, en el mejor de los casos.

Katsuhiro Miyamoto, profesor emérito de la Universidad de Kansai, indicó que el mercado nipón vinculado a los felinos pesaba en 2020 el equivalente de 14.400 millones de dólares.

La suma corresponde a los gastos en comida y veterinarios en todo el país, la venta de objetos y accesorios, y los beneficios generados por el turismo, en particular en las «islas de gatos» o en los «neko-cafés», los bares para felinos.